MISION DEL ESPIRITUALISTA

09-247.46 ¿Qué necesitáis saber para enseñar mi Doctrina? Amar. Imposible es que seáis misioneros de Cristo, si no tenéis amor en vuestro corazón. Todos llegaréis a Mí y será por amor. Unos llegarán antes y otros después; los que más tarden por su propia causa, tendrán que llorar más; todos sois como flores, que no se abren al mismo tiempo para recibir la claridad del nuevo día. Si vuestro corazón ha permanecido cerrado para el amor divino, ahora os digo: vuestro pasado, pasado es, ahora la eternidad os reclama. Yo tengo en mis manos el libro de vuestra vida pasada, en el cual ciertamente hay muchas manchas, mas también están las páginas limpias de vuestra vida futura y de vuestra transformación. Todo lo veo y lo sé.

09-253.41 Este tiempo que vivís, es de transición, de evolución, de pruebas, cambios y sorpresas. Vivid alerta, velad y orad y perseverad en mi Ley,

09-253.42 Hoy es la lucha, hoy se hacen méritos, hoy se sufre, se batalla y se trabaja; mañana, cuando todos estéis en Mí, cuando hayáis conquistado la perfección del espíritu, tendréis vuestra morada en el seno del Padre, donde llega y queda guardado todo lo que alcanza su perfección; seno que encierra sabiduría, perfecciones y bellezas que aquí no podéis concebir.

09-253.52 Sois los que tendréis que testificar mi venida en este Tercer Tiempo. Sé que las naciones y las comarcas necesitan de vuestro testimonio; mas sabed que cuando os levantéis, ha de ser para mostraros como los hijos de la luz.

09-253.53 Antes quiero que comprendáis la grandeza espiritual de la misión que os estoy confiando, sólo así vuestro espíritu dará cuenta de la responsabilidad de vuestra misión.

09-253.54 Pero si creéis que Yo debo esperar hasta que sea vuestra voluntad prepararos para llevar este mensaje de luz al mundo, estáis en grave error, porque soy Yo el que viene a salvar a los hombres y a rescatar a su espíritu, vosotros sólo vais a ser precursores, anunciadores, profetas, servidores. Para cumplir estas misiones es para lo cual os estoy doctrinando.

09-253.55 Una esencia he depositado en el corazón de cada discípulo, esa esencia estará presente en vuestros pensamientos y oraciones, en vuestras palabras y en vuestras obras de caridad.

09-253.56 No recordáis que os he dicho que seréis el sabor espiritual entre la humanidad.

09-253.57 ¿Qué más podéis desear en la Tierra que ser consejeros, guías y doctores espirituales de los necesitados?

09-253.58 La caridad es una de las flores más bellas del amor y es precisamente la flor que quiero que se abra en vosotros para esparcir su esencia entre vuestros hermanos. En verdad os digo que si tenéis el ideal o el anhelo de darle grandeza a vuestro espíritu, os brindo el camino de la caridad, os ofrezco esa senda poco transitada por los hombres, para que a través de ella os elevéis hasta Mí.

09-253.64 Claro y sencillo es el plan que os he trazado para que no lo modifiquéis ni lo alteréis lo más mínimo si es que queréis llamaros espiritualistas.

09-253.65 El que anhele tener potestad para convertir a sus hermanos, poder para sanar enfermos como no lo habéis visto hasta ahora y virtud para obrar prodigios, sea fiel a mi Ley, sumiso a mis mandatos y nunca se verá huérfano de inspiraciones ni de fuerza para llevar a cabo obras grandes llenas de amor y de sabiduría.

09-256.11 Es menester que se cumpla mi palabra: "Vuestra fe y vuestros méritos os salvarán", porque después, cuando estéis sanos, os enviaré a la lucha para alcanzar lo más elevado de vuestra vida: el amor a vuestros semejantes. ¿No os agradaría ser luz para los demás? ¿No os agradaría que vuestras palabras tuvieran esencia de verdad? ¿No os agradaría tener algo que enseñar a los que en vosotros buscaran un consuelo? Pues si eso os agrada, podéis hacerlo porque mucho depende de vuestra buena voluntad y esfuerzo en alcanzarlo, todo lo demás lo hago Yo.

09-256.29 Quiero que de vosotros brote la simiente limpia y sana, que lleve bendiciones por doquier.

09-256.30 Sembrad de buenos ejemplos el camino, no adulteréis mis enseñanzas, imitad en esto a mis apóstoles del Segundo Tiempo que nunca cayeron en cultos materiales para enseñar y explicar mi Doctrina. No se les puede atribuir a ellos la idolatría en que después cayó la humanidad. Sus manos jamás erigieron altares, ni construyeron palacios para el culto espiritual; pero llevaron la enseñanza de Cristo a la humanidad, llevaron la salud a los enfermos, la esperanza y el consuelo a los pobres y a los tristes, y como su Maestro, enseñaron el camino de salvación a los perdidos.

09-256.31 La religión cristiana que conocéis en estos tiempos, no es siquiera un reflejo de la Doctrina que mis apóstoles practicaron y enseñaron.

09-256.32 Nuevamente os digo que en aquellos discípulos podéis encontrar modelos perfectos de humildad, de amor, de caridad y elevación. Ellos sellaron con sangre la verdad que pronunciaron sus bocas.

09-256.33 De vosotros no pedirá ya sangre la humanidad, para creer en vuestro testimonio; pero os pedirá verdad.

09-256.45 Hermosa misión os he confiado, pero a la vez muy delicada, mas no por eso es superior a vuestras fuerzas, porque cada quien tiene asignada una pequeña parte que desempeñar.

09-257.08 Los que se preparan y logran sentir mi presencia, son los que verdaderamente se acercan a la mesa espiritual a comer del pan de la gracia. Son los espíritus que, de lección en lección, llegarán algún día más allá de la mente y de lo humano, para penetrar al sentido de mi palabra y hallar allí su contenido.

09-257.09 Estos serán los que se entreguen a la práctica de la caridad, los pacificadores, porque habiendo encontrado la fuente de paz, padecerán contemplando a los que viven en medio de la discordia y de la guerra, que es verdadera tiniebla para el espíritu. Serán los que vivan para consolar, para confortar, para hacer luz en las mentes ofuscadas, para sanar a los enfermos del cuerpo o del espíritu.

09-270.48 Bien sabéis que no sois indispensables para la redención espiritual de la humanidad; pero, ¿qué seria de vuestra misión?

09-270.49 Yo todo lo puedo sin vosotros, mas, ¿qué me responderíais cuando os llamase?

09-270.50 Discípulos: después de orar, pesad vuestra responsabilidad y medid el alcance de vuestra misión. No la ignoráis puesto que os he hablado de ella ampliamente.

09-270.51 Vengo a vosotros para fortaleceros con palabras de amor y sabiduría, os encontráis en vísperas de grandes acontecimientos. Os he anunciado que el mundo se conmoverá en el año de 1950. Esos sucesos marcarán el último año de mi comunicación y mi partida, para que cuando los hombres se interesen por buscar la verdad de mi manifestación y los hechos que la rodearon, encuentren que lo mismo al iniciarse mi comunicación en 1866, como al aproximarse su final en 1950, los cielos, la Naturaleza la vida humana se conmovieron.

09-270.52 Pensad en el mundo del mañana, pueblo amado, en los hombres que angustiosamente andarán buscando indicios de mi presencia; pensad que vosotros vais a quedar como testigos fieles de todo lo que habéis visto y oído de Mí.

09-270.53 Así corno ha sido amplia mi enseñanza, así deberá ser vuestro testimonio, a fin de que no dejéis la menor duda o confusión en ninguno de vuestros hermanos.

09-270.55 El labriego que cimiente su labor en la práctica de una caridad verdadera, bien entendida, que además de llevar el alivio a los males del cuerpo, encienda la luz de la fe en Dios, e imparta conocimientos espirituales; aquel que olvidado de sí mismo, consagre algunos instantes al servicio de sus semejantes, ese hará sentir el Espiritualismo en sus hermanos, hará sentir mi presencia a través de sus obras y por consiguiente su parcela será fértil y su cosecha buena y abundante.

09-270.56 Debo decir a vuestro espíritu la misión a él encomendada, que no os engañéis a vosotros mismos, que de antemano analicéis vuestras intenciones, la finalidad de vuestras obras y para que comprendáis cuál puede ser el resultado que obtengáis.

09-270.57 Sois mis discípulos y debéis vivir alerta para que escuchéis la voz de la conciencia antes de llevar a cabo una obra. Entonces fijaréis la meta que queréis alcanzar más allá de esta vida, reconociendo que aquí sólo acumularéis méritos para haceros dignos de habitar en mundos de luz. Qué importa que con vuestra ayuda otros lleguen antes que vosotros, mayor será vuestro mérito, porque eso querrá decir que pensasteis más en ellos, que en vosotros mismos.

09-270.58 Delicada es la trayectoria del espiritualista, pues no podrá llamarse dignamente discípulo de esta Doctrina, quien después de recibida la lección, albergase odios, egoísmos, hipocresía o mala voluntad,

09-270.59 En el espiritualista debe haber paz, fe, caridad, perdón, sonrisa, comprensión, indulgencia y ternura, para derramarlos como bálsamo sobre los que sufren. Por otra parte, deberá existir en su corazón el celo, la fuerza y la energía ante los que alteren la verdad, la oculten o la vendan.

09-270.61Tomad mí palabra y meditad seriamente en ella y sentiréis como se convierte en un fino cincel, el cual, penetrando en lo recóndito de Vuestro ser, comenzará una obra de pulimento en vuestro corazón.

09-270.62 Comprended, pueblo, que mi llamado ha sido para daros a conocer la misión que vais a cumplir en la Tierra. Ya Vuestro espíritu sabía a lo que había sido enviado, pero faltaba que también vuestra materia recibiera la revelación, para que estuviese dispuesta a trabajar con el espíritu, formando ambos un solo ser y una sola voluntad.

09-270.63 Después de escuchar estas revelaciones, ¿Podría alguno de vosotros desconocer su misión? ¿Podría vuestro espíritu huir y renunciar a la lucha? Sería infantil querer huir de su propio destino, pretender alejarse de sí mismo. ¿Qué sitio podríais encontrar en este mundo o en otros, a donde no llegara mi voz? Ninguno, porque mi voz es vuestra luz. Por otra parte, ¿quién podrá huir de este tiempo de pruebas? A cualquier sitio que os retiraseis, allí os seguiría la purificación.

09-270.64 En verdad os digo que la seguridad y la paz sólo las podréis encontrar en el desempeño y cumplimiento de la Ley que os he confiado. Los méritos que vuestro espíritu haga dentro del camino del amor, que son caridad y fraternidad, se reflejarán en vuestra vida humana, en paz, en tranquilidad, en confianza y salud

09-270.63 Después de escuchar estas revelaciones, ¿Podría alguno de vosotros desconocer su misión? ¿Podría vuestro espíritu huir y renunciar a la lucha? Sería infantil querer huir de su propio destino, pretender alejarse de sí mismo. ¿Qué sitio podríais encontrar en este mundo o en otros, a donde no llegara mi voz? Ninguno, porque mi voz es vuestra luz. Por otra parte, ¿quién podrá huir de este tiempo de pruebas? A cualquier sitio que os retiraseis, allí os seguiría la purificación.

09-262.39 De cierto os digo, que si no conocéis las facultades de que está dotado el espíritu del hombre, menos vais a conocerme a Mí.

09-262.40 Yo me comunico a través del entendimiento humano, porque el cerebro es el aparato perfecto hecho por el Creador, para que en él se manifieste la inteligencia, que es la luz del espíritu.

09-262.47 ¿Por qué llorar llevando tantas riquezas y tesoros ocultos en vuestro ser? He ahí uno de los fines de vuestra vida que ha mucho tiempo habíais olvidado: debéis conoceros para descubrir todo lo que el espíritu guarda.

09-262.48 Interrogad, escudriñad, profundizaos y mientras más penetréis en vuestro ser, mayores tesoros y sorpresas encontraréis.