ENSEÑANZA No. 204

07-204.01 Yo os recibo, pueblo. Las puertas de mi reino se abren para daros la bienvenida y derramar mi amor sobre vosotros. Os doy en este instante lo que necesitáis conforme a la fe de unos y a la necesidad de otros.

07-204.02 Vengo buscando el santuario de vuestro corazón, vengo a daros la luz de la verdad, que es la luz del amor, cuya fuerza poderosa mueve la creación y mantiene dentro de ella todo en orden, en armonía, en equilibrio. Por eso os enseño a amar, para que conozcáis el secreto de la vida. Sed generosos, para que vuestro amor sea un canto que alegre el corazón de los tristes.

07-204.03 Está en vuestras manos conocer y cumplir vuestra misión. Vuestro destino es sobreponer el espíritu a toda miseria y a todo pecado, elevar todo vuestro ser, ennobleceros y dignificaros. Quiero qué lleguéis a dominar vuestro cuerpo sin violencia, que lo hagáis con sabiduría y a la vez con caridad. Cuando los hombres en vez de discutir mis leyes las cumplan con amorosa obediencia, harán de este mundo un paraíso semejante a aquel que los primeros hombres gozaron con su inocencia y obediencia, antes de que lo mancharan con pensamientos y actos impuros.

07-204.04 Si el hombre viviese de acuerdo con la voluntad del Padre Celestial, este mundo sería un valle de bienandanzas materiales y de elevación espiritual; no lamentarían la inclemencia de los elementos, porque viviría en armonía con ellos y con todas las criaturas. Sería un divino concierto en el que cada hombre sería una nota; pero el hombre no vive en armonía con las leyes divinas, y por eso ha caído prisionero del dolor, esclavo de sí mismo. El hombre arrastra cadenas, sufre, llora y se desespera, sin reconocer que todo ello es debido a su propia obra. Si comprendiese que no hay una lágrima injustificada, pronto alcanzaría su elevación.

07-204.05 De cierto os digo que la solución a todos los males que sufre la humanidad, se encuentra en las manos del hombre; él puede ser su propio doctor. Por eso os digo que cuando penetréis en la senda qué os dicta la conciencia, vuestro espíritu se elevará hacia Mí.

07-204.06 ¿Para qué queréis esta vida, si no es para beneficio de vuestro espíritu que pertenece a la eternidad? Habéis llegado a este mundo de enfermedades, de lágrimas, de dolores y no queréis saber que con un poco de bondad transformaríais vuestra vida.

07-204.07 El que me ame en verdad será el sabio que abarque primero al mundo y después al universo. Ved el amor de vuestro Dios manifestarse en toda la creación. Él es obra sabia, palabra perfecta, es la llave del reino. El amor, que es el corazón del universo, elevará vuestra existencia hasta lograr la comunicación de todos los seres por medio del pensamiento.

07-204.08 Pueblo: El año tiene 365 días, mas, ¿cuántas obras de caridad de amor hacéis en el? ¿Por qué me decís que me amáis si nada hacéis por vuestros hermanos los necesitados? Yo, cuando os digo que os amo, lo pruebo con obras de verdad. Dicen los hombres amar a Cristo y me hieren a cada instante, me juzgan, destruyen en sí mismos mi memoria y ejemplos y se niegan a seguir mis obras. ¿No creéis que todo ello equivale a una corona de espinas y a ser crucificado nuevamente? ¿Por qué cuando estoy acompañando espiritualmente a los enfermos, a los tristes, a los pobres, a los prisioneros, no os he visto ahí haciéndome compañía? ¿Por qué negáis un poco de caridad a quienes os la están pidiendo? Ved por qué os digo que me habéis vuelto a crucificar, porque quien niega amor, me niega a Mí.

07-204.09 Yo os decía que debéis, como hijos de Dios, estar identificados, con Él; ¿por qué no ayudáis a embellecer la creación del Padre con vuestras propias creaciones mentales, morales o espirituales?

07-204.10 El verdadero siervo de Dios es aquél que administra el bálsamo de amor para los hombres, el que practica la caridad inspirado en una piedad sentida y honda.

07-204.11 Mi dolor por vosotros ha durado mucho tiempo, este dolor proviene de vuestra incomprensión y falta de amor.

07-204.12. En este Tercer Tiempo vuelvo para repetir dulcemente aquella frase: "Amaos los unos a los otros".

07-204.13 Pueblo: Preparaos para recibir mi bálsamo, todo aquel que se disponga será curado, todo débil será fortalecido Concentraos en vuestro corazón, elevad vuestro espíritu a Mí y esperad; Yo os daré más de lo que habéis pensado. Recibid en silencio, que en silencio os doy. Soy el sol de vuestra esperanza, ovejas amadas. Pero así como Yo os doy, también vosotros dad; no tengáis miseria en el corazón. Cuando deis algo no penséis en lo qué vais a quitar a vuestros hijos; porque si os pesa lo que deis más vale que no lo hagáis.

07-204.14 No juzguéis la vida de vuestros semejantes, porque no sólo mancharéis vuestros labios, sino también vuestro corazón. En cambio, debéis de estar dispuestos a juzgar cada uno de vuestros actos y escuchar los dictados de vuestra conciencia.

07-204.15 Ejercitad una vida más pura y al acercaros a la armonía con todos los hijos de Dios, empezaréis a sentir esa paz que tanto anheláis.

07-204.16 En verdad os dice el Maestro: Desde esta alba tenéis la semejanza de los tres tiempos, simbolizada en los tres años en que os daré mi palabra. Por lo tanto, mi enseñanza será más profunda, ya que mi luz ha abierto vuestro entendimiento y ha penetrado en vuestro espíritu.

07-204.17 No sois ya los hombres del Primer Tiempo, quienes en su estado primitivo no tenían un conocimiento absoluto de una ley espiritual a la cual apegarse. Fue necesario que los profetas enviados del Padre, testificaran la existencia de Dios. Todos ellos hablaron de un mismo Ser Divino y así se comenzó a formar en la humanidad una creencia, una fe en el Dios viviente y verdadero. Abraham con su amor a su Señor, Jacob con su firmeza en las pruebas y Moisés con sus inspiraciones y la ley, fortalecieron y aumentaron el reconocimiento de Dios por los hombres.

07-204.18 Aquellos hombres fueron los precursores de una era, como vosotros habréis de serlo de otra, de la era de la espiritualidad.

07-204.19 En este año de 1948 que representa el Primer Tiempo, conoceréis en mi palabra muchas lecciones referentes a aquel tiempo. Conoceréis el significado de la historia de Israel, que no ha sido el único pueblo rescatado en el Primer Tiempo y redimido espiritualmente en el Segundo; a ese pueblo lo podréis encontrar en el corazón de todas las razas. A Israel lo podréis encontrar también en todas las religiones, porque ese pueblo fue escogido como instrumento para dar un ejemplo y una enseñanza a toda la humanidad. Por eso os digo que la historia de Israel, al que espiritualmente pertenecéis, debe ser conocida por todos, porque en aquella están contenidas las grandes revelaciones que hice a los primeros.

07-204.20 Os maravillaréis al encontrar en aquellos tiempos espíritus tan grandes como Abraham, aquel que amó a su Señor sobre todo lo creado con amor puro. Meditad en la vida y en las obras de aquel hombre y encontraréis que su fe, su fuerza, su mansedumbre y su amor, son el verdadero tronco del árbol israelita.

07-204.21 En aquellos tiempos existían pueblos idólatras y gentiles que adoraban como a deidades las fuerzas de la naturaleza, a las que ofrecían cultos impuros; fue entonces cuando surgió Abraham, dando a conocer la inspiración que de su Señor recibía, que era luz de verdad y de justicia, Mas los hombres, duros e incrédulos, sometieron a prueba al patriarca. Él salió avante de todos los lazos y acechanzas, convirtiéndolos a la doctrina del bien, hasta hacerles proclamar al Dios de Abraham como el Dios invisible, pero viviente, de todos los tiempos.

07-204.22 Mirad desde cuándo existen estas luchas espirituales entre la humanidad, mas ved que siempre después de ellas ha brillado la luz de la verdad.

07-204.23 Comprended que no vengo a complicar vuestra vida con mí palabra, sino a simplificar vuestro culto y vuestras prácticas. Os enseño que no es menester que os olvidéis de los bienes del mundo ni de vuestros deberes para agradarme, porque mientras estéis en materia, estaréis sujetos a necesidades humanas; pero también os enseño a tomar aun lo de la tierra dentro de una ley, en beneficio de vuestro espíritu. Si así vivís, estaréis cumpliendo con mi ley.

07-204.24 Desde el Primer Tiempo he puesto delante de vosotros un pastor espiritual, que a la vez ha sido el precursor de mi llegada entre mi pueblo. No habéis reconocido con perfección estas lecciones y por ignorancia caísteis en falsos cultos, adorando a los elementos o al "becerro de oro".

07-204.25 El Dios de Verdad se ha manifestado siempre en vuestra existencia, ya derramando riquezas en vosotros, luz en vuestra inteligencia o poder para gobernar al mundo.

07-204.26 Fuisteis señores ayer, supisteis de la opulencia, pero os dejasteis llevar del egoísmo y de la vanidad para convertir a los humildes en siervos y esclavos. A pesar de ello, os he perdonado y he venido como Padre, levantando al que ha caído y bendiciendo a todos. He sido para vosotros, vuestro siervo, ya que os he concedido todo cuanto me habéis pedido, pero he esperado pacientemente la hora en que os levantéis a cumplir la misión que desde el principio de los tiempos os confié.

07-204.27 Yo soy la justicia, sin embargo, no os castigo, pues ni el haberme crucificado he venido a reclamaros. Por ello, vuestras luchas y penalidades son las que os van purificando. Es vuestra desobediencia a mi ley la que os hace necesaria la purificación, la restitución, la restauración del original estado de limpidez espiritual. Pero estáis en el camino seguro del progreso y de la redención del espíritu. Mas debéis daros cuenta de vuestra misión y del tiempo que vivís, porque si preguntáis a vuestra conciencia, qué habéis hecho en beneficio de la humanidad, si mi ley es ya conocida por el mundo y si mi obra ha avanzado, ella os dirá que no.

07-204.28 Ahora que estoy hablándoos, os familiarizáis con mi palabra. Ved que para ser creído he buscado corazones sencillos y humildes para manifestarme por su conducto. Sin embargo, habéis dudado y aun llegado a creer que es el hombre el que os habla. Por eso os he permitido que escudriñéis fuera del éxtasis a estos seres, a través de los cuales me comunico, para que podáis atestiguar su torpeza y su ignorancia, os he enseñado la humildad y la caridad, os he preparado y he derramado cargos entre mí, pueblo, pero muchos de los que ya los han recibido, han vuelto a engrandecerse, a enseñorearse y a querer ser primeros.

07-204.29 Primero sólo Yo y no vengo a humillaros ni a haceros mis esclavos, sino a depositar en vuestras manos todo cuanto os haga falta. Soy el Padre y no puedo ser indiferente ante vuestras penas. Soy Dios y no puedo abandonaros en las tinieblas, por eso vengo a manifestarme ante vosotros para que podáis conocerme, sepáis delante de quién os encontráis y a quién estáis escuchando.

07-204.30 No habéis dado ejemplo de unión y por eso podéis ver la falta de fraternidad y armonía entre las religiones y sectas, cuyas diferencias y divisiones alimentan el ansía de grandeza y se preparan para una nueva batalla.

07-204.31 Aún no habéis podido dar cumplimiento a mi ley. El camino es de luz y muchas veces vais caminando entre tinieblas; recibís a cada instante el amor del Maestro y aún alimentáis odios; recibís continuas enseñanzas de moral y de virtud y todavía tenéis malos actos y pensamientos por todo eso el postrero se mofa, porque contempla falsedad en mis discípulos. Así mismo cuando los científicos asisten a mis comunicaciones, no creen en la manifestación de mi rayo universal a través del entendimiento humano. Tenéis que dar grandes pruebas de potestad, levantando de la fosa a Lázaro, dando la luz al ciego y movimiento al paralítico, todas aquellas pruebas que el hombre tiene que ver para creer en mi venida entre vosotros en este tiempo.

07-204.32 Es vuestra materia la que se levanta como un obstáculo para que el espíritu desempeñe su misión y la que se resiste ante mi voluntad; pero he dotado con una espada a vuestro espíritu, para que en el combate con las pasiones de su propio cuerpo venza y haga mérito, ya que la reacia materia sirve de restitución o crisol al espíritu.

07-204.33 Por eso he venido a ayudaros, soy vuestro Salvador y os ofrezco la oportunidad de conocer y habitar la "tierra prometida".

07-204.34 Aprovechad el tiempo que os he confiado, no conocéis la hora en que os llame. Despojaos del materialismo, practicad, sed el verdadero apóstol y Yo manifestaré a los hombres por vuestro conducto el poder de la misericordia divina.

07-204.35 Las grandes pruebas os esperan. ¡Preparaos! No quiero que mañana digáis que no fuisteis doctrinados, ni quiero veros perdidos y menesterosos, cuando podáis gozar de una inmensa potestad. Yo que tanto amor os he dado, que os he hecho saborear en mi banquete el manjar y el vino, no quiero miraros después arrastrando las cadenas de la miseria y del sufrimiento.

07-204.36 Si no cumplís, iréis labrando vuestro futuro de dolor y de ser primeros os sentiréis los últimos, veréis perecer a los vuestros, veréis escasear el pan de cada día; la guerra os arrebatará seres queridos y esta tierra, que Yo he escogido para desbordar mi luz y mi paz, la veréis mancharse de sangre inocente. Sentiréis el yugo extranjero, seréis sus esclavos y seréis alejados del camino verdadero entonces ya no escucharéis mi voz.

07-204.37 Yo, el Creador, no os exijo ni os impongo mi ley; desciendo a pediros cumplimiento y humildad.

07-204.38 Paz a vosotros, pueblo, cuando escuchéis mi palabra con buena voluntad.

07-204.39 Yo soy el jardinero divino que cultiva los huertos de vuestros corazones y los riega con aguas celestiales y he venido a derramar una gota de amor divino sobre tanta amargura de la tierra; vengo a enseñaros el sendero que conduce al reino del Padre, camino del que nunca encontraréis el fin, pero en el que siempre alcanzaréis progreso y conoceréis nuevas grandezas.

07-204.40 Ahora os pule mi palabra y os doy forma; estoy cincelando al hombre interior, al espíritu; vosotros aprended a modelaros y a daros bellas formas que vuestra obra Yo la bendeciré, para que luego llevéis a cabo en esté mundo la realización de vuestra gran misión.

07-204.41 Soy vuestro Maestro, mas no me veáis separado del Padre, porque Yo soy el Padre; no existe diferencia entre el Hijo y el Espíritu Santo, porque el Santo Espíritu es Uno eso soy Yo; ved en mis manifestaciones de todos los tiempos a un solo Dios que se ha mostrado ante vosotros a través de múltiples y diferentes lecciones, un solo libro con muchas páginas, con muchas lecciones de amor.

07-204.42 Santificad con vuestras obras, mi nombre y hallaréis en vosotros esa luz que os libertará de las tinieblas de la ignorancia y del pecado.

07-204.43 ¿Os acordáis, pueblo, de lo que fuisteis antes de ser modelados por mi palabra? ¿Recordáis que antes erais capaces de muchas acciones que ahora no lleváis a cabo? No podéis comparar vuestra vida de hoy con vuestra vida pasada; antes erais el peregrino solitario que cruzaba la senda sin una luz que alegrara la existencia y encendiera en él la esperanza; hoy sois un párvulo de Jesús, en cuya fuente de amor habéis calmado vuestra sed y lavado vuestras heridas; mi amor viene a arrancar las espinas que tengáis clavadas; y si vuestra cruz tiene clavos, también los arrancaré.

07-204.44 Yo soy la luz de éste y de todos los mundos, quiero que os vistáis con esa luz. Mi palabra es bálsamo de curación; sanaos con ella escuchándola. ¿Por que si lleváis a Dios en vosotros, estáis enfermos, sufrís y lloráis? Examinaos a vosotros mismos y corregid cuanto haya que corregir, limpiad todo cuanto haya que limpiar. Yo os dije: "Limpiad el vaso por dentro y por fuera", o sea que vuestro ser interior armonice en voluntad e inspiración con vuestra parte material o humana.

07-204.45 Yo modelo vuestra vida interior, aquella que escondéis a los hombres, que es invisible a los demás, pero que ante Mí no la podéis ocultar. Modelad vuestro exterior de tal manera, que su faz sea un reflejo fiel de vuestro espíritu; entonces existirán en vuestros actos sinceridad, verdad; ésa es la razón por qué los hombres presentan al mundo una faz, mientras esconden otra.

07-204.46 ¿Ya examinasteis vuestras heridas, habéis dejado en ellas el bálsamo que os he entregado? Si dudáis de la verdad de mi bálsamo curadlas nuevamente, mas si creéis, apartad de ellas la curación y veréis cómo mi amor las sana y cuando las busquéis ya no estarán; a otros les concederé que encuentren su salud a través de la fe, de la oración, del pensamiento; vendrán multitudes de seres espirituales, los cuales unirán su potestad y su fuerza os ungirán y sanaréis.

07-204.47 El espiritualista dice: ¡Qué bella es la vida! El profano, el materialista, dice: !Qué amarga, que triste y sombría es la vida! El hombre sin elevación con todo tropieza, todo lo hiere; el que se ha elevado, ni siquiera nota las asperezas del camino. Las mentes elevadas, cuando se ocupan de los demás, son para alabar las virtudes ajenas o para disculpar sus errores, jamás para juzgar o sentenciar; las mentes bajas juzgan, calumnian, publican las faltas ajenas y encuentran placer en ello.

07-204.48 A éstos que juzgan y toman la causa de sus hermanos les pregunto: ¿Os parece liviano vuestro fardo de pecados, que aún queréis agregar el de los demás? ¿Si no podéis libraros de vuestra carga, por qué la aumentáis con la de los demás? ¿Por qué en vez de buscar valores espirituales en vuestros hermanos para enriqueceros, preferís llevaros el cieno para cargarlo vosotros?

07-204.49 "Muchas moradas tiene la casa del Padre", más los que moran en las altas regiones espirituales, ayudan a los hombres a despojarse de su carga, o les ayudan a llevarla, pero sin juzgarlos, ni gozarse con sus miserias.

07-204.50 Yo os he visto un día murmurando y otros días arrepentidos; os he visto negando mi comunicación y después testificando su verdad; os vi un día calumniando y al otro defendiendo al que calumniasteis. Está bien que rectifiquéis vuestros errores, pero mejor será que no volváis a incurrir en el mal para que no tengáis que rectificar. Os vi un día dando caridad al que no la necesitaba y os vi negarla al verdaderamente pobre; mas no vengo a culparos ni a juzgaros, vengo con la luz de mi enseñanza a iluminaros, para que no volváis a pecar; mas también debo deciros, que a veces os he visto, serviciales, nobles, caritativos y comprensivos y esos méritos han sido siempre tomados en cuenta y anotados por Mí, pero ya debería haber en vuestro corazón más trigo que cizaña.

07-204.51 No oréis sin sentir en vuestro corazón y espíritu el deseo de elevaros, moviendo maquinalmente los labios; orad sintiendo, sin hablar; que esa facilidad con que en los tiempos pasados prometíais falsamente y jurabais en vano, la tengáis ahora para decir la verdad.

07-204.52 No toméis lo ajeno; el que toma lo ajeno tiene que restituir con dolor y con vergüenza; a nadie señalo, mas quiero que cada cual tome de mi palabra la parte que le corresponde.

07-204.53 No os culparé ni os reclamaré de lo que hicisteis cuando dabais vuestros pasos entre tinieblas de ignorancia, de pequeñez y de materialidad; mas ahora que tenéis conocimiento pleno de lo que es mi ley, sí persistís en lo ilícito, en lo impuro, responderéis de vuestros hechos ante Dios, quien se manifestaría inexorable para vosotros en vuestra misma conciencia.

07-204.54 Todos vosotros sois mi semilla y el Maestro la recoge; si entre la buena simiente viene la de cizaña, también la tomo con amor para transformarla en dorado trigo. Veo en los corazones germen de cizaña, de fango, de crimen, de odios y sin embargo os recojo y os amo; a esta semilla la acaricio y la purifico, hasta que brille como el trigo ante el sol.

07-204.55 ¿Creéis que la potencia de mi amor no sea capaz de redimiros? Después de lavaros, Yo os sembraré en mi jardín donde daréis nuevas flores y nuevos frutos; en mi divina tarea está la misión de dignificaros.

07-204.56 Mi amor viene a bendeciros, a perdonaros y haceros dignos de escuchar mi palabra.

07-204.57 Mi palabra es el camino. Yo os enseñé mi ley desde los primeros tiempos, para que vuestros pasos fuesen siempre dentro del camino del bien y de la justicia.

07-204.58 Esta doctrina es la misma que os he mostrado en los tiempos pasados, la doctrina del amor.

07-204.59 Vuestro espíritu es el hijo del amor perfecto del creador. Vuestro corazón, ese órgano que poseéis, donde radican los sentimientos, es un símbolo del amor.

07-204.60 Dad pues amor, que la humanidad muy necesitada de él se encuentra. Hay hambre en el corazón de los hombres, hay retraso espiritual, hay necesidad de vivir.

07-204.61 Si vosotras multitudes que habéis oído, habéis sido confortadas y sustentadas por el pan de la vida, bien podréis prodigar alimento al espíritu y al corazón fatigado.

07-204.62 Donde encontréis una creencia o un concepto erróneo, llevaréis mi luz, mas nunca impondréis mi doctrina por la fuerza. No haréis nunca diferencia entre el rico y el menesteroso para entregarles en distinta forma y sólo veréis en el fondo de sus sufrimientos a un hermano vuestro que ha caído y que gime; entonces, conmovido vuestro corazón ante aquel dolor, buscaréis la forma de aliviarlo. Cubrirá vuestra caridad al desnudo; llevaréis la tranquilidad al que no tiene paz; seréis como estrella en el camino del que entre tinieblas vaya perdido. Si así cumplís, seréis dignos de que os llame maestros.

07-204.63 Mi doctrina no necesita de la edificación de recintos para congregar nuevas multitudes. Mi voluntad es que se llegue a levantar el templo universal, que será formado por los corazones.

07-204.64 Sabed seguir el ejemplo que Jesús os dio en el Segundo Tiempo, que no escogió recintos para entregar su palabra, sino que buscó los campos como lugar apropiado para sus enseñanzas y parábolas.

07-204.65 Mas quien tomare los recintos para lucrar con la inocencia o el dolor de la humanidad, no gozará de mi luz, ni deberá llamarse espiritualista.

07-204.66 Tendréis que luchar y el campo para vuestra lucha estará en cualquier lugar, lo mismo en vuestro hogar, que en el trabajo material o en los caminos.

07-204.67 Ahí, en el instante propicio, os prepararéis y hablaréis bajo mi inspiración, sin que el que os escuche sepa quien le ha estado hablando a través de su conciencia.

07-204.68 No esperéis que los hombres olviden sus costumbres de un momento a otro. Tampoco os sorprendáis que alguien os llame equivocados. Mi doctrina en el Segundo Tiempo también a muchos les pareció un error y después fue tomada como la más absoluta verdad.

¡MI PAZ SEA CON VOSOTROS!